Olvídate de las Hemorroides

Las hemorroides (almorranas) son pequeñas varicosidades o estructuras vasculares (bultos de vasos venosos congestionados) que se pueden formar en el ano, son muy comunes y cuando se hinchan causan mucha molestia. Las almorranas comienzan siendo pequeñas varices por mala circulación de los vasos sanguíneos de la zona y cuando se va acumulando sangre y dilatando esas varices van aumentando y acaban siendo cojinetes o almohadillas de hasta 2 cm. de diámetro.

Los síntomas incluyen picor y sangrado. La medicación básica y los cambios en la dieta pueden ayudar con las hemorroides más pequeñas, pero si no se tratan, pueden empeorar y hacer necesaria la cirugía.


Tipos de almorranas:


Las almorranas externas son las que están situadas en el borde exterior del ano y se ven a simple vista, en forma de bulto doloroso con tendencia a sangrar. Si además contienen sangre coagulada, se denominan hemorroides trombosadas y pueden ser más graves.

Las almorranas internas son las que no se ven con la exploración externa sino que el médico las palpa en el interior del recto y aparezcan en la parte alta del intestino, a unos 2 ó 4 cm por encima de la abertura del ano. Son más dolorosas que las externas y producen mucho sangrado durante las deposiciones.


Grados de hemorroides internas:

  • Grado I, las que sólo están internas y no salen nunca al exterior.

  • Grado II, las hemorroides salen al exterior durante la defecación pero luego se vuelven a introducir ellas solas.

  • Grado III, las que salen durante la defecación pero solo se vuelven a meter si las introduces manualmente.

  • Grado IV, las almorranas internas que salen y ya no se pueden volver a introducir ni manualmente porque salen de nuevo.


Causas de las hemorroides


A pesar de que las hemorroides pueden tener un factor hereditario o aparecer con la edad, la causa principal de su aparición se debe a un aumento excesivo de la presión sobre las venas y tejidos de la parte inferior del recto. Esto puede ser producido en las siguientes circunstancias:

  • Diarrea o estreñimiento crónico

  • Embarazo, por la presión del feto sobre la zona pélvica

  • Obesidad

  • Dieta baja en fibra

  • Levantar objetos demasiado pesados.

Síntomas

  • Picor intenso o sensación de ardor o escozor en la zona anal

  • Dolor, sobre todo en las hemorroides internas, las almorranas externas no suelen doler.

  • Sangrado rectal, puede ser un síntoma de almorranas externas o internas.

Remedios y Tratamiento

Lo primero es acudir al especialista para una exploración y buen diagnóstico aunque existen algunos remedios para tratar las hemorroides que nos pueden ayudar a aliviar los síntomas:


  • Alimentación equilibrada y consumo de fibra que ayuden al tránsito intestinal y eviten el extreñimiento

  • Mantener una vida sana y ejercicio frecuente

  • Lavar la zona con agua templada para mantener la higiene y aliviar el picor o escozor

  • Aplicación de hielo para bajar la inflamación en caso de mucha molestia

  • Usar asientos blandos o especiales para hemorroides tipo flotador para evitar la presión de la zona

  • Usar cremas medicamentosas que contienen anestésicos y antisépticos específicos para hemorroides

¿Cómo quitar las almorranas definitivamente?


Una vez aparecidas las hemorroides es difícil eliminarlas definitivamente simplemente con remedios caseros para almorranas y seguramente su eliminación completa pasará por técnicas quirúrgicas o incluso el quirófano. Existen tratamientos seguros y eficaces para las hemorroides utilizando tecnología de radiofrecuencia 4MHz, que permite a los pacientes una intervención sin cirugía que es prácticamente indoloro y permite reemprender inmediatamente las actividades diarias normales. Su objetivo es reducir el tamaño de las hemorroides y eliminar los síntomas. Puede utilizarse eficazmente en todos los grados de hemorroides. Generalmente se realiza bajo anestesia local. La zona alrededor de la hemorroide se anestesia para evitar cualquier molestia. Se aplica entonces energía de radiofrecuencia en la hemorroide, reduciendo el flujo de sangre a la misma, lo que hace que se contraiga e incluso desaparezca. Por lo general sólo se necesita una sesión de tratamiento de 15 minutos requiriendo un cuidado mínimo tras la intervención. Los síntomas mejoran casi inmediatamente.

Más información: Ver vídeo con tecnología de radiofrecuencia 4MHz

0 comentarios

© Servisitemedical 2020

    Última actualización diciembre 2020

  • Facebook icono social
  • LinkedIn Social Icon
  • Pinterest